DIRECCIÓN

 

Av. Hidalgo S/N Sección Primera, Teotitlán del Valle, Oaxcaca. CP 70420

CONTACTO

teotitlandelvalle_@hotmail.com

Tel: (951) 52 4 41 23 

 

HORARIO

 

TODOS LOS DÍAS

10AM-8PM

LISTA DE CORREOS

©2017 RCS Comunicaciones www.rcs-comunicaciones.mx

Historia de Teotitlán del Valle

March 16, 2019


Teotitlán del Valle es una comunidad zapoteca enclavada en las faldas de la Sierra Madre del Sur de México, localizada en el valle de Tlacolula, en el estado de Oaxaca. El lugar recibe abundantes lluvias durante los meses de junio a septiembre. Teotitlán del Valle tiene una geografía de terrenos cultivales, montes y  bosques que se prestan para la excursión o el ecoturismo. Es uno de los 570 municipios de los pueblos indígenas del estado de Oaxaca, que todavía se organiza bajo el régimen de los usos y costumbres.

El pueblo de Teotitlán del Valle tiene un asentamiento desde la época de las aldeas, pasando por el periodo clásico, hasta llegar al perpíodo posclásico. Durante el contacto con los españoles siguió adaptándose a las necesidades del tiempo y los retrocesos de la conquista armada y espiritual. Después del colapso de Monte Albán, el valle de Tlacolula tuvo una serie de ciudades donde se desarrollaron reinos zapotecos caracterizados por una excelente magnitud arquitectónica.

A finales del siglo XV, con el avance de la triple alianza liderada por los mexicas, la comunidad cambió su nombre al náhuatl: Teutítlan “entre el lugar del Sol” aunque el nombre se registró en zapoteco como Xaquija en el documento publicado en 1674. Con la llegada de los religiosos dominicos de la Castilla, se le agregó el nombre de una virgen, proceso que cambió drásticamente las creencias y tradiciones de los habitantes de la comarca.

El pueblo es famoso por conservar parte de una tradición milenaria en el trabajo de los textiles, con la llegada de nuevas técnicas y materias primas de Europa, las manos indígenas buscaron adaptarse a las exigencias de los encomenderos y dirigentes españoles quienes ordenaban grandes cantidades de tributos para la corona española. Al lado sur del templo católico se ha descubierto parte de las estructuras de lo que se cree fue el principal palacio y de sus pirámides. A pesar de  la globalización, Teotitlán del Valle sigue siendo una comunidad campirana conservando la práctica de los cultivos y la actividad mayoritariamente artesanal.  Los pobaldores siguen practicando con más intensidad el idioma de sus ancestros, pero adaptándose también a las exigencias de la cultura occidental, quizás, en una forma más lenta que otros pueblos.

Es una de las pocas comunidades autóctonas que son guardianes de sus instituciones originarias y mismas que hicieron posible el desarrollo de la civilización antigua zapoteca durante el clásico y, que propició la construcción de la urbe conocida en la actualidad como Monte Albán.

Teotitlán es un lugar donde el tequio, la guelaguetza y el arte innato de su gente se encuentran siempre en busca de recrear en los tejidos mismos de una sociedad, la supervivencia de su identidad étnica. La fiesta del pueblo es en honor a la preciosa Sangre de Cristo, que se lleva a cabo durante la primera semana del mes de julio; continuando con la festividad hacia la Virgen de la Natividad es el 8 septiembre, quien es la patrona del pueblo y, por último, el primer domingo de octubre en honor la Virgen del Rosario.  Dichas celebraciones son de carácter patronal y se acompañan de la Danza de la Pluma. El pueblo celoso de sus costumbres y tradiciones, sigue manteniendo con orgullo las manifestaciones culturales (tangibles e intangibles) de una herencia con sello milenario en el trasnfondo. Al fin de año y principio del nuevo hay una peregrinación hacia una pequeña cueva, la cual es considerada como un lugar sagrado. De igual forma, cada 3 de mayo realizan otra procesión al cerro que ha identificado al pueblo desde tiempos remotos.

Existe en el pueblo un museo comunitario y un pequeño mercado de artesanías donde se conserva y se puede apreciar el acervo cultural y comercial de su gente.

 

La historia oral recuenta que Xagie (Teotitlán del Valle) fue como “el primer asentamiento o pueblo” que se haya fundado por la etnia zapoteca; sin embargo el lugar, que se menciona con ocupación más temprana, está alrededor 4 km hacia el oriente del actual del pueblo, en las faldas o laderas del cerro llamado Dain Guig donde se encuentran vestigios de haber estado ocupado desde la etapa de aldeas. (Luis Rodrigo Álvarez)

La encomienda fue un sistema religioso y económico para extraer tributos  a los conquistados como pago para su evangelización (Gay, 36:1980); y por la explotación del oro y la cochinilla desde entonces. Teotitlàn del Valle se le dio en encomienda a un Señor de Castilla por cuatro vidas o generaciones (De Nuñez Mata 111:1983). Uno de los primeros en documentar la parafernalia zapoteca fue el corregidor Gaspar de Asencio en 1580; cuando escribìa que “ellos bailaban ante sus ídolos”. (Francisco del Paso y Troncoso).

A finales del siglo XVI, en 1580 d.C., el templo católico fue construido en honor a la Virgen de la Natividad para inducir a los nativos a la nueva religión (Arroyo 1961), usando un icono femenino, ya que, para la cosmología nativa, la mujer estaba asociada con la madre tierra y por ende con la fertilidad. En 1532 Teotitlán del Valle, ya era cabecera y corregimiento. En 1680 llegó a ser una Alcaldía Mayor (un centro administrativo importante a nivel regional para la corona española) teniendo a Macuilxóchitl, Tlacolula, Mitla y a muchos de los pueblos cercanos bajo su administración. Sin embargo; para el fin del dominio colonial, en 1778 quizás sus funcionarios estaban enfrentando muchos conflictos, lo cual hizo que después de la Independencia de México Teotitlán perdiera su poder distrital (Archivo del Museo).

Francisco de Burgoa en su “Descripción Geográfica” publicado en 1674 menciona: “este pueblo de Teutitlan se llamaba en su lengua Xaquija, al pie de la montaña”, esta aserción “Xaquija” viene a ser muy cercano al zapoteco contemporáneo hablado en éste pueblo y que  es conocido todavía como Xaguie (debajo del peñasco). En los registros coloniales que hiciera el fraile Francisco de Burgoa donde le da crédito a Xaquija “Bajo el Peñasco” (aunque el mismo Burgoa lo llamò Constelaciòn Celeste, más tarde tocaremos éstos asuntos) de ser uno de los lugares más antiguos de cultos de los antiguos zapotecos. Sin embargo esto no se ha comprobado con excavaciones y solamente están basados en textos etnohistóricos; pero que se han enriquecido con la memoria de los ancianos de lugar.

El principal propósito de los frailes, como está evidenciado en sus textos, fue para imponer su cristiandad y endemoniar la cosmología de los indígenas.  Burgoa continuaba así “este pueblo en que el demonio adquirió muy grande culto y adoración… halló Satanás la altura de su apetito…escogió la cima del peñasco”. Se demuestra, cuando los religiosos europeos creían en la superioridad del concepto de su Dios.

Otro documento de Fray Esteban de Arroyo donde cita a un tal Carriedo: “aquel peñasco había sido escogido por Lucifer para cátedra  de sus dogmas y para teatro de sus espantosas representaciones”.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

November 12, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square